El tradicional Concierto Benéfico de Navidad que organiza la Fundación Cofares (¡ya van 21!), además de convertirse en el marco de la entrega del Premio Fundación Cofares, que este año recayó en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), dio la oportunidad a los asistentes al Teatro Real de oír el sonido de Ruby, un violín fabricado en Cremona en 1708 por Antonio Stradivari. Un bello instrumento que The Stradivari Society pone a disposición de los violinistas más excepcionales (Joseph Swensen, Leila Josefowicz, Kyoko Takezawa, María Bachman, Vadim Repin…) y que allá por principios del siglo XX llamó la atención, por su belleza y sonido, del excepcional compositor y violinista español Pablo de Sarasate.

El Ruby, que se posee actualmente en préstamo el virtuoso violinista chino Chen Xi, el artista más joven en ganar el prestigioso concurso Tchaikovsky, sonó en el Teatro Real en las manos del violinista Philippe Quint, que acompañó a la orquesta clásica Santa Cecilia, dirigida por el maestro australiano Kynan Johns, de la escuela de Lorin Maazel, que interpretó un concierto para violín y orquesta de Felix Mendelssohn, así como la 9ª sinfonía con coral de Ludwig van Beethoven.