Cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas. El tiempo es el mayor enemigo de la supervivencia en estos casos. En este sentido, un acceso rápido a la desfibrilación (única intervención eficaz que existe para tratar la parada cardíaca) podría aumentar las probabilidades de supervivencia en 3 de cada 4 casos de parada cardíaca repentina. Y… ¿Qué mejor sitio al que acudir en estos casos que una oficina de farmacia, el establecimiento sanitario más cercano y accesible al ciudadano?
Por este motivo, es importante subrayar al programa «Red de Farmacias de Sevilla Cardioaseguradas», promovido por la Obra Social ”la Caixa”, gCardio, Cecofar y el CACOF, por las boticas andaluzas dispondrán de un equipamiento de desfibrilación de última generación para poder dar una respuesta rápida en caso de parada cardiorespiratoria. La Fundación Avenzoar del Colegio Oficial de Sevilla, provincia con las 50 primeras farmacias que disponen de estos desfibriladores, será la encargada del desarrollo del programa.